Conecta con nosotros

Entrevista a Miguel Ángel Vera, Presidente de los jóvenes de San Clemente, Patrón de Lorca

Entrevistas

Entrevista a Miguel Ángel Vera, Presidente de los jóvenes de San Clemente, Patrón de Lorca

Redacción: Ana Belén Miñarro – Periódico El Lorquino


A pesar de su juventud, lleva ya una década implicado en la Asociación Juvenil de San Clemente y acaba de empezar su segunda legislatura como Presidente; su día a día está impregnado de la rica Historia de la Ciudad del Sol, que, dice, aprendió a amar gracias a sus profesores de instituto.

En esta entrevista  para Periódico El Lorquino,  Miguel Ángel Vera nos cuenta, entre otras cosas, los entresijos de esta entidad, que trabaja día a día para ensalzar la celebración del patrón,  y su labor al frente de la misma,  y alerta sobre el desconocimiento general de los lorquinos de la importancia de la historia y rico patrimonio del municipio, que considera como la clave para entender la Lorca actual, con sus defectos y sus grandezas;  de esta ciudad por la que lucha día a día y en la que agradece haber nacido.

¿Qué ha supuesto para ti la reelección como Presidente de la Asociación Juvenil de la Federación San Clemente?

Primero, mucho orgullo al saber que mis compañeros siguen confiando en mí para estar al frente otros dos años más. Segundo, tranquilidad, porque tenemos tiempo para seguir trabajando y sacar adelante varias cosas durante este segundo periodo. Y tercero, conseguir estabilidad para culminar todo lo anterior. En Lorca, el sector de “juventud” se comprende entre los 14 y los 30 años. En otras ciudades, por ejemplo, es hasta los 35. Los estatutos de la asociación juvenil dicen que un presidente no puede estar más de seis años consecutivos en el cargo (o sea, tres legislaturas).

Yo comienzo ahora la segunda, y como la finalización de la tercera legislatura me coincidiría para cuando cumplo los 30, mi intención es agotar ese periodo y poder despedirme de la “juvenil” habiendo hecho cosas y dejando un legado del que pueda sentirme orgulloso.

Para quien no la conozca, ¿Quiénes forman esta asociación y qué se hace en ella? 

Todo/a joven entre 14 y 30 años, sin distinciones de ninguna clase. Hay quienes empiezan con nosotros y encuentran su sitio en alguna kábila o mesnada que les llame la atención. A varios ya les ha pasado. O al revés. Un ejemplo de esto último, mucho menos común; en las fiestas del año pasado, una chica, perteneciente a una de las kábilas más activas, había cumplido recientemente los 14 años, por lo que ya tenía edad para poder entrar. Tenía muchas ganas y ya tenía previamente relación con varios de nosotros.Organizamos o participamos en actividades siempre, más o menos, relacionadas con lo que nos representa, que es juventud y cultura. Nosotros preparamos la Noche de los Museos, siempre con el amparo de la Federación, participamos en la cabalgata de Reyes Magos o en actividades que organice el Consejo de la Juventud. Procuramos mantenernos activos durante todo el año. Vernos para tomar café, salir a cenar de vez en cuando, irnos a la playa u organizar alguna convivencia también es estar activos, no solo hacer cosas relacionadas con la fiesta de San Clemente. Lo que importa, al fin y al cabo, es hacer grupo, ser una piña y formar un colectivo unido.

Aprovecho la ocasión para saludar a mi junta directiva, quienes siempre han estado a mi lado: a Laura, Vicepresidenta, siempre maquinando y aportando ideas (el vídeo que hemos hecho sobre el confinamiento fue idea suya. Todo hay que decirlo). A Inma, una aplicada y fiel secretaria. A Dani, Tesorero, siempre aportando la opinión crítica. Y a María, nuestra nueva vocal de enlace para fortalecer esa gran relación que tenemos con nuestras queridas amigas de la Federación de Organizaciones de Mujeres de Lorca. Y por supuesto tampoco me olvido de los soldados rasos, los que siempre están; Alba, Mario, María, Ana Belén, Laura, Alejandro, Davinia, etc… les animo desde aquí a seguir adelante en este camino conmigo. Queda mucho por hacer. 

¿De dónde le viene esa “afición” por la Historia de Lorca y por las fiestas de su patrón, San Clemente?

Bueno, creo que para eso debemos remontarnos al instituto, aunque parezca que no tiene nada que ver. Por suerte, tuve muy buenos profesores de Historia que me enseñaron a tener interés por ella. Al final, cuando vas madurando, te das cuenta de lo importante que es para entender el mundo actual. Obviamente, en una institución como San Clemente, te acostumbras a escuchar Historia una y otra vez (voy a cumplir diez años aquí), sobre todo para entender la idiosincrasia de lo que representamos, y acaba siendo más una rutina que una “afición” como tal. También es lo que te he comentado sobre el Instituto. Entiendo que a quien no le gustase la Historia, le pueda costar más acostumbrarse a oir día sí y día también a Blanca de Nápoles, Juan II, Alfonso X, Isabel la Católica, Almoniara o Muhammad Ibn Ali Ibn Aslí.

Para entender la Lorca actual hay que conocer su historia. Hay muchas situaciones y problemas actuales en la ciudad que se entienden mejor si leemos sobre nuestro pasado. Le aseguro a cualquiera que lo haga que puede encontrar respuesta.

¿Cuál es el balance que haces de tu cargo hasta ahora?

No me voy a poner nota ni a definir con una palabra mi balance hasta ahora, eso tienen que ser otros quienes lo hagan. Pero habiendo cometido fallos, siendo el presidente, asumo la responsabilidad. Eso sí, lo he hecho, lo hago y lo haré lo mejor que pueda, y siempre con la ayuda y consejos de mis compañeros y de mi presidente de la Federación, Luís Antonio Torres del Alcázar, que siempre me escucha y me apoya. Si no supiera que puedo hacerlo me dedicaría a otra cosa.

¿Qué has aprendido como presidente de la Asociación?

He aprendido que las cosas desde dentro se ven diferentes a como se ven desde fuera.

Cuesta un mundo organizar algo, por pequeño que sea. Eso se valora poco. Además, he aprendido a afrontar mis inseguridades internas y mis nervios cuando he tenido que hablar delante de muchísimas personas. No estaba hecho para ello por mucho que en el instituto te acostumbren y te enseñen a exponer trabajos delante de la clase. Para nada comparable a hablar frente a un Teatro Guerra lleno (risas). Para eso creo que todavía me queda muchísimo por aprender. Sobre todo a relajarme. También a tener paciencia, que tengo muy poca, y a tratar con políticos o con gente de toda clase para organizar algo. Desenvolverme, negociar, pedir, organizar, etc. Y he aprendido, sobre todo y por encima de todo, a formarme mejor como persona. 

¿Cómo se presentan este año las fiestas del patrón con la situación del COVID-19? 

Pues, de momento, la situación se presenta con la tranquilidad de que es algo tan global, que se escapa tanto de nuestras manos o sobre lo que tenemos tan poco poder de decisión, que si hay que suspenderlas no lo tendrá que hacer la Federación San Clemente, sino las autoridades sanitarias. Las decisiones se tendrán que tomar cuando, si se celebran, haya que hacer o nos permitan hacer unas fiestas adaptadas a las circunstancias. Para lo cual ya te adelanto y te digo que se está pensando en un plan B, por si acaso se llegase a dar ese panorama. Pero, de momento,  y sin llegar a esa tesitura, la intención es seguir con el plan previsto de lo que sería un año normal mientras no nos digan lo contrario.

En estos dos años que estará en la presidencia de la Asociación, ¿qué proyectos y planes tiene en mente la asociación ?

El primero y principal empeño que tengo, mi empecinamiento máximo, es dotar a la Asociación Juvenil de un vestuario propio. Estamos trabajando en hacernos sudaderas y chalecos personalizados, sobre todo por la época de frío en la que nos pillan nuestras fiestas, y en algún polo para cualquier actividad que se nos presente en verano. Ya es hora de salir a la calle y lucir con orgullo que el Patrón tiene jóvenes. El resto de proyectos van surgiendo sobre la marcha y circunstancias que se presentan, pero lo que te he mencionado anteriormente es algo que perdura más en el tiempo.

¿Crees que en estos próximos años se puede dar un impulso definitivo a esta fiesta?

La fiesta va creciendo, se nota en varios aspectos, aunque es cierto que se nota más desde dentro que desde fuera. El trabajo está en hacerle ver a la gente que crecer no es necesariamente hacerse más grande como cuando un globo se infla, que también, sino que el material sea bueno y no explote al primer soplo.

¿Qué sugieres para que esta fiesta pueda “competir” en arraigo popular con los pesos pesados de Lorca ( Semana Santa y Feria de Septiembre)? 

A ver, yo no lo llamaría “competir”. Yo compito con quien creo que me puede quitar el espacio que legítimamente creo que me merezco. Nosotros no tenemos “competidores”, pero si alguien cree que la Federación San Clemente es una amenaza por vete a saber qué historia que tenga en la cabeza, es problema suyo. Además, yo soy mayordomo de una cofradía de Semana Santa, pertenezco a una de sus comisiones y también vivo nuestra pasión diferente. No son incompatibles y mucho menos ninguna es competidora la una de la otra, aunque haya algunos que se empeñen en creer que sí.

Nuestra carrera es que Lorca posea otra fiesta potente durante el año para que cubra otro espacio cultural y turístico para la ciudad. Yo digo que las personas funcionamos a base de periodos, y en Lorca lo tenemos todo para completar el año si lo pensamos bien; en febrero, carnaval. En marzo-abril, Semana Santa. En mayo-junio, espacios culturales, noche de los museos y la vida que desprenden las terrazas. En julio-agosto, playa y verano. En septiembre, Feria. En noviembre, San Clemente. Y en diciembre-enero, Navidad. Debemos construir una ciudad dinámica durante todo el año en la que los lorquinos funcionemos y nos entreguemos a ella en cada época del año.

Sugerir como tal no sugeriría nada, cada época y cada festividad tienen su por qué y su idiosincrasia, y es ahí donde reside la gracia de cada una. No le puedo pedir a San Clemente que tenga lo que tiene la Feria porque no tendría sentido. Cada cosa tiene su propia adaptación. Por cierto, esto no quiere decir que no seamos conscientes de las necesidades que tiene y todavía le faltan a las fiestas de San Clemente. Ya las sabemos.

¿Crees que existe un desconocimiento de la historia y el patrimonio de nuestra ciudad? ¿Cómo crees que se podría potenciar?

Lo he dicho varias veces, e incluso en este medio alguna que otra. Que desconozcamos la historia de nuestra ciudad también es historia de Lorca en sí misma. Saber por qué y cómo hemos llegado a esta situación de ser unos completos ignorantes (con excepciones, como en todo) de lo que somos y de dónde venimos. La cuestión está también en saber vendernos y dejarnos los complejos de una vez. Nosotros, la Asociación Juvenil, el pasado año intentamos despertar la curiosidad del lorquino de la calle en esa cuestión con las sesiones de fotos que realizamos en 14 monumentos diferentes de nuestra ciudad, uno por cada grupo que componen la Federación (seis musulmanes, tres judíos y cinco cristianos). ¡¡¡Y nos tuvimos que dejar varios por falta de más grupos!!!

Dime una sola ciudad de nuestro entorno que pueda presumir de tener 14 monumentos. Dime si algún lorquino sabe el orgullo de pasado que pudimos tener si hasta llegamos a ser un estado, con administración, moneda y ejército propio durante la rebelión que apoyaron los Muladíes a finales del siglo IX durante la crisis del Emirato de Córdoba. De ahí que la kábila de los Muladíes sea uno de esos grupos musulmanes.

¿Alguien de verdad no sentiría asombro, orgullo o curiosidad por ese pasado? Ya no hablemos de nuestra historia, que puede ser desconocedora o no, es que ni siquiera nos hemos parado a pensar o contar que tenemos esos lugares. Las dos mil interacciones de media que teníamos con cada publicación creo que es una prueba eficiente de que algo de bien hicimos, por muy pequeño que fuera. Además, en cada publicación, las fotos iban acompañadas de una pequeña historia de ese grupo y de su representación en las fiestas. Lo podéis comprobar en nuestro Facebook. Te puedo adelantar que si el COVID-19 lo permite, este año estaremos mucho más orgullosos de lo que ya de por sí estamos con esas sesiones de fotos. Por cierto, le hemos transmitido varias veces a los técnicos de Turismo y a su Concejal, Francisco Morales, que tienen todas las galerías a su completa disposición para promoción de la ciudad. Las que quieran, como quieran y para lo que quieran. Se hicieron para eso. Me consta que han tomado buena nota de ello.

¿Sugieres algún libro, web… donde los lorquinos puedan adentrarse en la Historia de la ciudad?

Hay un libro muy bueno que me estoy leyendo (abarcando desde fenicios y cartagineses, hasta finales del siglo XIX). Imagínate de la de años que estamos hablando, pero ocurre que es bastante denso, es un poco antiguo, del año 1980, no tiene adaptación de edad, y no sé dónde se podría conseguir; imagino que preguntando por él en alguna biblioteca, pero lo recomiendo; “HISTORIA DE LA CIUDAD DE LORCA”. De don Francisco Cánovas y Cobeño y reeditado por la Agrupación Cultural Lorquina.

Hay quien se queja de que Lorca no ofrece mucho a los jóvenes. Tú que eres joven, ¿Qué les dirías a la juventud de la ciudad?

Es la misma historia de siempre. Lorca corre un grave riesgo de convertirse en una ciudad dormitorio estilo a Getafe, si es que no lo es ya, donde el estudiante viene de vez en cuando a pasar el fin de semana con su familia. Lo primero que tenemos que saber es qué fuimos, qué somos y hacia dónde, y  vamos en clara línea descendente con el paso de las décadas.

Como ciudad, vamos cuesta abajo y sin frenos, así de claro. Lorca se muere, eso es una realidad. Dicho lo cual, la reclamación y lo que debemos exigir está claro; primero a nosotros mismos, para que nos tomen por ciudadanos de categoría y no por niñatos y catetos ignorantes que nos creemos todo lo que nos dicen porque somos más primitivos que un mono y sólo pensamos en beber, en follar y en que las mascarillas no van con nosotros porque somos inmunes. Y después a nuestros políticos, a los de hace 50 años y a los de ahora, para exigirles responsabilidades y que luchen por Lorca, que hagan lo que prometen cuando hay elecciones y no dejen que caigamos todos en el barranco de la desidia y la desgana. Los que toman las decisiones se verán obligados a estar a la altura de los ciudadanos que les votan, sobre todo de jóvenes con capacidad de razonamiento y no jaurías de salvajes haciendo el imbécil y rompiendo papeleras, que exigimos hechos sabiendo por qué ocurren las cosas y por qué tenemos a Lorca como la tenemos. Cuando les tocan los votos es cuando se ponen las pilas. A ver si de una vez dejamos de ver los andamios en la Calle Selgas, dejamos de culparnos unos a otros de que tú lo hiciste peor, damos un golpe en la mesa con los edificios abandonados del casco histórico, rehabilitamos algún que otro castillo abandonado que se cae a pedazos a pesar de ser un BIC, nos permiten hacer la autovía de Caravaca y en fin, para qué te voy a seguir contando.

Como joven involucrado con Lorca, y presidente de una asociación juvenil, ¿qué crees que le falta a la ciudad a nivel de ocio y cultura para “enganchar” a los más jóvenes ? ¿ Qué necesidades detectas y qué sugieres?

Bueno, influyen muchos factores. No somos una ciudad universitaria, eso ya de por sí resta mucho a la hora de conservar población joven una vez acaban el instituto. Tampoco somos una ciudad industrial y no tenemos un polígono fuerte donde hasta el de Alhama hace mucho que nos pasó por la izquierda y por la derecha. Aunque parezca que no tiene nada que ver la industria con la juventud, influye para el crecimiento. Una ciudad que vive de la agricultura y del sector primario no puede esperar que el sector joven encuentre oportunidades para quedarse. También, borrar del mapa Espirelia, en su día, fue como si nos hubiesen amputado una pierna. De hecho, todavía salimos a la calle con muleta y sin prótesis. Tampoco ayuda que a las doce y media de la noche ya te estén echando de una terraza porque la normativa obliga a despejar un día cualquiera en invierno. Ahora con el COVID se ha relajado un poco esa restricción en verano, pero son parches que no hacen nada y adaptados a la circunstancia concreta de la pandemia.

Creo que falta mucha oferta de ocio y cultura a nivel de calle. A nivel de realidad y de gustos de verdad de la gente joven.  Ha habido años en los que se han traído conciertos en la Feria porque eran del gusto personal del concejal de turno y no del que pedía la gente o lo que más estaba de moda en aquel momento, pero que lógicamente se pudiesen traer económicamente hablando. Estamos fuerísima de la realidad. No puedo extrapolar mis gustos a los de todo un sector poblacional. No puedo pretender que lo que me guste a mi le guste a todo el mundo. Falta mucha calle, en definitiva. Y esto no es de ahora, viene de hace muchísimos años.

En realidad, mejor dicho, no creo que a Lorca le falte nada, creo que tiene que recuperar lo que le han ido quitando poco a poco, que es diferente. Así que tenemos dos opciones: o desconectamos al paciente, nos resignamos a dejarlo morir y que deje de sufrir, o luchamos por él para que algún día despierte del coma. Yo, te hablo desde mi punto personal: tuve la suerte de nacer aquí. Creo y siento la necesidad de agradecerlo de alguna forma, y es luchando por una Lorca mejor desde la posición que pueda y me corresponda.

¿Qué propones para difundir la importancia del patrimonio histórico y cultural a las nuevas generaciones lorquinas?

Le propongo a nuestros mayores que sigan contándoles a sus nietos esas historias sobre cómo eran las cosas cuando ellos eran pequeños y qué había antes de que todo fuese como es ahora, que les sigan contando de pequeñitos nuestras historias y leyendas; la estrategia de la conquista del castillo como hacía mi abuelo, los famosos pasadizos subterráneos en ciertas zonas y hacia donde conducen, los tesoros que podría haber bajo nuestros pies o emparedados en los muros de alguna casa. Mas de uno/a sabrá a qué historias me refiero con todo eso. Y no debemos perderlo.

¿Qué opinas sobre los recientes trabajos llevados a cabo en Santa María y cómo lo ves de cara al futuro? 

Es un tema complicado. Creo que no debemos obviar la voluntad que está poniendo en ello el Ayuntamiento. No está cerrado, ni mucho menos, pero estamos obligados a pedir más, deseando su apertura de forma práctica, pues las obras se han retrasado desde la fecha prevista. Ahora mismo se está trabajando en la fase de las instalaciones y esperamos que puedan culminar con la reposición de la puerta del templo.

Tengo que decir que desde la Federación se está formando un equipo interdisciplinar formado por profesionales de los museos, del patrimonio, del turismo y el marketing (entre los que me encuentro yo, con mucho orgullo), que está trabajando para terminar de definir el programa museográfico y que esperamos vea la luz lo antes posible. De hecho, me consta que nuestro Presidente, Luís Antonio Torres del Alcázar, hará público en breve el equipo gestor que llevará las riendas del museo. Imagino que todos saben quien capitaneará la iniciativa, pues ya conocéis a su director, David Torres del Alcázar, pero pronto se sabrá el equipo que conformará el alma del ciuFRONT.

También debo añadir que tenemos que romper, y es justo hacerlo, una lanza a favor del Alcalde, Diego José Mateos, y nuestra Concejala de Cultura, Mª Ángeles Mazuecos, que están trabajando mano a mano con nuestro Presidente, para poder conseguir la financiación necesaria que permita la apertura del museo de forma física, pues aprovecho para recordar que el ciuFRONT es el primer museo virtual de la ciudad y se encuentra en constante crecimiento. Recientemente creamos su cuenta de Facebook (CiuFront) y de Instagram (@ciufront), que se unen a la que ya tiene en Twitter (@CiuFront)

Para terminar, ¿Cuál es tu rincón favorito de la ciudad?

Mira, hay un sitio concreto que me llama especialmente la atención; justo delante de la fuente del Óvalo mirando hacia la Avenida. Me pone el vello de punta cuando en nuestro gran desfile de San Clemente o en la carrera de Domingo de Ramos y Viernes Santo, ves esa Avenida a reventar de gente, iluminada con los focos, el bullicio, la música, etc. Yo tengo la oportunidad de vivirlo todos los años y la verdad es que impresiona. No creo que haya otra sensación igual en el mundo que transmita un lugar que no es de paso o “visitable”, pues está en plena carretera, lógicamente. Pero como imagino que me preguntas por otro tipo de lugar, diré que Plaza Calderón de la Barca, al lado de Plaza Calderón en el Teatro Guerra. Me gusta bastante, con sus árboles, su gran palmera y su vegetación, que tampoco es que nos sobre por aquí. Son vistas muy buenas y son terrazas muy acogedoras con mucho estilo bohemio.

Daros las gracias por la entrevista y por el trabajo divulgador e informativo que hacéis sobre el municipio.

Redacción de Periódico EL LORQUINO Noticias.

Más de Entrevistas

To Top