Conecta con nosotros

Recuerdos del Mar Menor

AUTOR: Luis Francisco Fernández Martínez. Diputado C’s en Asamblea Regional de Murcia

Mar Menor

Recuerdos del Mar Menor

EL MAR MENOR.

Los recuerdos vienen a mi cabeza mientras recorro estas playas… aquellas “casitas”, los lugares,los paseos, amigos, confidencias… pero con especial cariño recuerdo aquellas fiestas de verano cuando era la inocencia la que observaba a todas aquellas personas venidas de diferentes ciudades e incluso países moviéndose incansablemente al ritmo de alguna canción de moda, en definitiva todos aquellos recuerdos de juventud, recuerdos con suave sabor salado, con textura arenosa, con olor a mar, recuerdos con sonido a olas rompiendo al llegar a la orilla, recuerdos a Mar Menor…

Me considero afortunado nací en San Pedro del Pinatar, allá por los años 60 , un lugar maravilloso en el norte del Mar Menor, donde desde sus Salinas y sin necesidad de viajar a lugares remotos se puede disfrutar de puestas de sol de ensueño, un espectáculo inigualable, nuestra Región cuenta con una biodiversidad tremenda que nada tiene que envidiar a otros lugares.

Permítanme la licencia de recordar a Juan “el Caporra” de profesión pescador y a Paco “el Pólita” que con amor trabaja la tierra de sol a sol, mis abuelos y las primeras personas que me llevaron de la mano por campos y playas del Mar Menor, que me enseñaron mucho de como era la vida a principios del siglo XX. Con ellos disfrute paseando en botes a remo y encima del trillo por la era, donde se secaban los cereales y pimientos de bola que se cultivaban en tierras secas y yermas de donde me parecía impresionante que pudiera florecer la mas mundana de las plantas y donde hoy pareciera no entenderse que aquellas tierras no fueran de regadío.

Deseaba que llegara el verano para poder ir a casa de mis abuelos a Lo Pagán, donde pasaba el verano hasta que tenía que volver a mis labores escolares. Pescábamos a la pantasana, donde disfrutaba viendo los mújoles saltar por encima de las embarcaciones, recorrer todo el Mar Menor durante toda la semana durmiendo en el barco, para mí aquello era inmenso, aunque como bien saben los que han navegado en sus aguas en todo momento se veía la costa.

Pescar y navegar por las Encañizadas, alrededor de las Islas del Barón y la Perdiguera, hacer aquellos calderos, con el pescado recien enganchado en las redes, que mis tios preparaban y que todavía recuerdo sus sabores, entre los pescados y huevas secándose sobre los montones de la red que iban en las embarcaciones, hasta ser desembarcados en tierra.

Aquellas procesiones marítimas en la que veía como se embarcaba a la Virgen del Carmen en una de las embarcaciones de mis tíos, todo un honor para cualquier familia marinera.

Después me convertí en monitor de campamento y compaginé esta actividad con la pesquera, en lo que hoy se denomina Centro de Tecnificación Deportiva Infanta Cristina, antes simplemente, campamento de los Narejos. Allí disfruté enseñando a navegar a jóvenes de toda España e incluso de otros países. Ejercí desde monitor, hasta Director de Campamento y es una satisfacción que todavía algunos me recuerden que aprendieron a navegar conmigo. Conocí cada recodo de esa Mar como la palma de la mano.

Después de aquellos veranos, mi pasión por la mar me llevó a realizar el servicio militar de Oficial de la Armada. Creo que eso fue una de las grandes ilusiones de todos los que me conocían y un gran orgullo para mí.

Todas estas vivencias han hecho de mí que siga apasionado por la mar y todo lo que representa y quiero.

Hoy muchas de estas cosas solo son un recuerdo, algunas de ellas sería casi imposible hacerlas con mis hijos y es que he visto como lo que era un lugar casi paradisíaco se fue deteriorando y convirtiéndose en lo que comúnmente llaman “la sopa verde”, todos piden a los políticos que se debe revertir a la situación de hace 40 años, y los gestores políticos se empeñan en tomar medidas que cambien la imagen de la situación, pero el problema cada día se agrava y las soluciones no son las que deberían.

Desde mi cargo político como Diputado en la Asamblea Regional en la oposición lo vengo manifestando desde que llegue , quizás deberíamos dejar trabajar a los técnicos. Un equipo técnico dirigido por una persona de reconocido prestigio medioambiental y los mejores de cada especialidad. Ellos tienen que aportar las soluciones científicas para mejorar, que no recuperar su anterior estado, ya que esto último es imposible.

Los políticos lo único que debemos hacer es dejar trabajar a este equipo de científicos y pedirle resultados, sin interferir al menos en unos años en su labor, ya que este trabajo va a requerir una planificación a medio y largo plazo, nadie puede esperar que esto mejore sustancialmente en un año, es engañar a la sociedad.

Estoy seguro que las soluciones no son tan costosas como se nos venden, sino más bien de sentido común, y por supuesto desde la gestión política, se debe reflejar claramente en los presupuestos de la Comunidad Autónoma, como en los municipios ribereños, así como en los Presupuestos Generales del Estado. Esto es una labor de todos.

Redacción de Periódico EL LORQUINO Noticias.

Más de Mar Menor

To Top