Conecta con nosotros

Paco Ureña llega a Murcia tras su triunfo y buen sabor de boca en Salamanca

Región de Murcia

Paco Ureña llega a Murcia tras su triunfo y buen sabor de boca en Salamanca

El diestro lorquino logró cortar una oreja y perdió la Puerta Grande con la espada en una infumable corrida de Puerto de San Lorenzo donde Morante y Manzanares se fueron de vacío. Mala suerte para el lorquino en San Martín de Valdeiglesias el pasado día 10.ureña

17/09/2015. EL LORQUINO. Diego Antonio Reinaldos Miñarro

 El torero lorquino Paco Ureña fue el triunfador de la corrida de toros celebrada el pasado sábado, día 12 de septiembre, en la plaza de toros de Salamanca, en el que resultó ser el segundo festejo de la Feria de la Virgen de la Vega. Con tres cuartos de entrada en el coso de la Glorieta y tarde soleada y de temperatura agradable, se lidiaron seis toros de la ganadería de Puerto de San Lorenzo, escasos de presencia y de infumable juego. Un saldo ganadero. El primero, protestado por manifiesta cojera e invalidez y que debió ser devuelto, fue abroncado en el arrastre; segundo, noble pero descastado; tercero, noble y sin fuerza; cuarto, manseando pero con posibilidades; el quinto fue devuelto por invalidez y salió uno del mismo hierro en su lugar, de embestida incierta y a la defensiva; y el sexto fue el más parecido a lo que solía ser esta ganadería, de encaste Atanasio-Lisardo, bien presentado, encastado pero con evidentes complicaciones, exigente y con muchas teclas que tocar. El resultado de la terna fue el siguiente:

Morante de la Puebla (de marino y oro), bronca y división de opiniones.

José María Manzanares (de negro luto y azabache), ovación con saludos tras petición insuficiente y silencio con algunos pitos.

Paco Ureña (de verde pistacho y oro), oreja y fuerte ovación con saludos. Fue despedido a gritos de ¡Torero, torero! por la afición salmantina.

La crónica del festejo se resume de la siguiente manera:

Mal empezó la tarde, ya que el primero debió haber sido devuelto por su manifiesta invalidez pero el presidente, con el consentimiento del matador, que solicitó el cambio de tercio, lo mantuvo en el ruedo. La lidia fue inexistente y toro, torero y presidencia resultaron abroncados por el público charro. En el cuarto, Morante se disipó entre un mar de dudas y no se entendió con un toro que, pese a mansear y rajarse, pudo haber tenido posibilidades de haberse fajado con él el diestro de La Puebla desde el principio. Para el recuerdo quedan únicamente dos buenas verónicas, dos naturales soberbios y un trincherazo. Poco para lo que pudo ser. División de opiniones.

José María Manzanares realizó a su primero, un toro noble pero de escaso empuje y recorrido, sin emoción, una faena de alto calado estético pero de poco ajuste y falta de ligazón, ante la merma del astado. Remató de pinchazo y estocada y fue obligado a saludar tras una insuficiente petición. Ante el quinto bis fue silenciado, con algunos pitos, tras una faena que navegó entre un mar de dudas e intermitencias con un astado poco colaborador y a la defensiva.

Paco Ureña fue el triunfador de la tarde y mereció más, perdiendo una merecida Puerta Grande por el mal uso de la espada en el sexto. A su primero le realizó un ajustado quite por chicuelinas rematadas de larga cordobesa y lo brindó al público. Ligó varios estatuarios en el centro del anillo para proseguir con series limpias y entonadas por ambos lados. Cerró en cercanías ante la nula condición del animal, que aun así se dejó con nobleza, y con unas ajustadas bernardinas. Valiente el de Lorca, fue premiado con una oreja tras rematar su actuación de estocada caída y contraria de rápido efecto. Recibió al sexto a revientacalderas, con cuatro verónicas al hilo de las tablas, una a pies juntos, un farol de rodillas, chicuelinas y larga cordobesa. Variedad capotera y la plaza un clamor. Llevó al astado al caballo, donde lo cuidó, mediante un bello galleo por chicuelinas muy ovacionadas y quitó también lucidamente y con variedad. Se hincó de hinojos junto a las tablas, donde el toro le apretó, y dibujó varios estatuarios por alto sin enmendarse, para proseguir con series profundas por el derecho y el izquierdo de toreo fundamental ligado que concitaron clamorosas ovaciones de un público entusiasmado. El toro, que no regaló nada y al que Ureña le aguantó mucho, se vino muy a menos, de tal manera que el lorquino acortó distancias, quizá en exceso, pues hubiese lucido más perdiéndole algún paso. Remató su labor por circulares imposibles y lo que parecía un triunfo gordo se esfumó tras dos pinchazos en lo alto y una buena estocada de efectó fulminante que de haberse producido al primer encuentro hubiera posibilitado que al torero de Lorca se le hubiese premiado con una o, posiblemente, las dos orejas. Aun así, dejó un gran ambiente y habrá de ser tenido en cuenta, entrando en el cuadro de honor de la feria. Un paso más para el lorquino en su lucha por convertirse en figura.

Menos suerte tuvo dos días antes, el día 10, en su actuación en la localidad madrileña de San Martín de Valdeiglesias, donde recibió una doble ovación tras petición ante un lote bronco y deslucido de Jaralta Así, el resultado del festejo fue el siguiente: con más de media entrada se lidiaron toros de Jaralta, deslucidos en líneas generales, para Manuel Escribano, ovación y oreja; Paco Ureña, ovación tras petición y ovación y Juan del Álamo, oreja y ovación.

El próximo compromiso de nuestro torero es en el quinto festejo de la Feria de Murcia, tercera corrida de toros, mañana viernes 18, donde lidiará toros de Fuente Ymbro acompañado en el cartel por Juan José Padilla y Manuel Escribano. Al día siguiente, el sábado, sustituye a su compañero Jiménez Fortes, convaleciente aún de su grave herida en el cuello enVitigudino. Será en la plaza de toros toledana de Talavera de la Reina, tristemente recordada por ver en ella la muerte el famoso diestro José Gómez Ortega “Joselito el Gallo”, un 16 de mayo del lejano año de 1914. El cartel talaverano lo componen Ureña y de nuevo Escribano, abriéndolo el rejoneador portugués Joao Moura hijo, en la lidia de toros de Castillejo de Huebra para rejones y Benjumea para la lidia a pie. Y el domingo 20, gran cita en Logroño, donde ante toros de José Cruz conforman el cartel Miguel Abellán, José Garrido y el propio diestro lorquino. ¡Suerte torero!

 

Diego Antonio Reinaldos Miñarro, para Periódico El Lorquino.

Redacción de Periódico EL LORQUINO Noticias.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más de Región de Murcia

To Top