Conecta con nosotros

Adiós verano. Hola otoño

Ciencia

Adiós verano. Hola otoño

El próximo miércoles 23 de Septiembre habremos cambiado oficialmente de estación, dando la bienvenida al otoño.otoño

18/09/2015 Merche Caro Bermejo. Periódico El Lorquino. Tras los largos y soleados días de verano, estos comienzan a encoger pareciendo que acaben a las 6 de la tarde, llegan las lluvias, y el cielo muestra sus nubes más grises. Es una estación que, tanto interior como exteriormente, provoca en nosotros una serie de cambios emocionales que, si bien se pueden mitigar gracias a diversas estrategias, se pueden asentar en nosotros diariamente, y expandirse en el tiempo de forma irremediable.

El cambio de estación es el causante de una tristeza propia del otoño que en psicología se califica como Síndrome afectivo estacional. Las modificaciones de los ritmos vitales derivadas de la reducción de horas de luz y de la llegada del frío son el origen de este trastorno psicológico que afecta sobre todo a mujeres entre 25 y 45 años.

Los síntomas más frecuentes suelen ser:

– Desmotivación

– Sensación de tristeza

– Reducción de las energías habituales

La causa se encuentra en nosotros mismos y en nuestro organismo: dependiendo de la luz solar existente, el cerebro envía órdenes a ciertas hormonas, sobre todo la melatonina, que se encargan de regular el sueño, la temperatura corporal o la sensación de hambre. La producción de la melatonina es mayor con la reducción de horas de luz, y a la vez disminuye la cantidad de serotonina, otra hormona que tiene que ver con el estado de ánimo.

Se ha comprobado que la melatonina alta provoca una reducción de serotonina. Eso explicaría el bajón anímico que supone el otoño para cualquier persona. El problema se puede agravar si la persona tiene tendencia a sufrir depresión, ya que la simple reducción de horas de sol será el desencadenante natural de un nuevo proceso depresivo.

Los estudios demuestran que, para que los cambios estacionales nos afecten lo menos posible debemos:

– reforzar el ejercicio físico.

– buscar el contacto con el sol y la luz cada vez que sea posible.

– intentar descansar adecuadamente para que nuestro «reloj biológico» pueda amoldarse bien a los cambios.

– evitar las situaciones de estrés que puedan originar un problema mayor a nuestro estado de ánimo.

No obstante, lo fundamental para tener una energía y estado de ánimo adecuados se basa en extraer la parte positiva de cada estación del año, en el caso del otoño debemos disfrutar de:

– Los días lluviosos de sofá y manta.

– El cambio de temporada de la ropa.

– Dormir arropado.

– El cambio de planes de ocio.

– Los alimentos característicos de la temporada.

– Y un largo etc que puedes rellenar tú mismo con optimismo y positividad.

Feliz fin de semana a todos!

Redacción de Periódico EL LORQUINO Noticias.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más de Ciencia

To Top