Conecta con nosotros

Una película que jamás verás

Cine

Una película que jamás verás

Se han visto muchas cosas raras en la historia del cine, pero jamás había pensado en algo como este curioso proyecto llevado a cabo por Robert Rodríguez, director de algunas películas de culto como Desperado o Abierto hasta el amanecer, y el actor John Malkovich.

pelicula que jamas vere

CABRERA FERNANDO – EL LORQUINO | Más que de una película se trata de un cortometraje del que poco o casi nada se sabe de su argumento, cuyo guión ha escrito el propio Malkovich; y se trata de distintas visiones de cómo podría ser el futuro dentro de cien años. ¿Y qué tiene de particular? ¿Por qué nunca podremos ver esa película? Pues esos cien años que he mencionado antes, son la clave, pues el pasado 18 de noviembre, la película, ya rodada y terminada, se guardó en una cámara acorazada que no será abierta hasta dentro de, precisamente, cien años. Sí, y no es broma.

Este film no verá la luz ni será visto por nadie hasta el “próximo” 18 de noviembre de 2115. Casi nada. Existen tres trailers, o más bien spots publicitarios, en los que se pueden ver los tres futuros que Malkovich y Rodríguez nos plantean. Uno es el típico futuro postapocalíptico, al estilo Soy Leyenda o el Planeta de los simios, en el que, tras algún tipo de desastre a escala mundial, la naturaleza se vuelve a adueñar de las ruinas de nuestra incompetencia. Otro de los posibles futuros es aquel que veíamos en películas como El Quinto Elemento o Blade Runner, lleno de avanzada tecnología e inmensas urbes.

Y la otra opción es un futuro de corte retro, al estilo de lo que, en los años 50, pensaban que sería el año 2000; robots por todas partes y coches voladores. ¿Y por qué todo esto? Pues más que nada, porque se trata de un curioso y estrafalario invento publicitario para el coñac más caro del mundo, Louis XIII, cuyo envejecimiento es de cien años. Y ya puede estar bueno y merecer tal maduración, porque una de estas botellas cuesta alrededor de los 2000 € (y las hay mucho más caras).

Lo cierto es que, fuera de publicidad y bebidas, es algo curioso el pensar que nos deparará el futuro dentro de un siglo. ¿Seguirá habiendo tanta desigualdad? ¿La corrupción continuará campando a sus anchas? ¿Se habrá encontrado una cura contra todas las enfermedades? ¿Nos habremos destruido ya del todo? Yo, por mi parte, sólo desearía que para entonces no hayamos dejado a nuestros hijos una herencia terrible.

Y es que a todos nos gustaría poder echar un vistazo por una mirilla y poder ver nuestra calle dentro de cien años, observar el día a día de alguien del futuro y lo que nos puede deparar éste.



Redacción de Periódico EL LORQUINO Noticias.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más de Cine

To Top