Conecta con nosotros

36 años de The Wall. La obra maestra de Pink Floyd.

Cultura

36 años de The Wall. La obra maestra de Pink Floyd.

Entramos en el mundo del rock y los pocos habituados a él, se imaginan a tíos con largas melenas, gritando y diciendo salvajadas, al son de música estridente.pink floyd

CABRERA FERNANDO – EL LORQUINO 01/12/2015 | Nada más lejos de la realidad, de eso estoy seguro y doy fe, pero hay momentos en que el rock pasa de ser simple música, que te hace vibrar y sentir, a convertirse en una verdadera obra de arte. Este es el caso de este álbum de los inimitables Pink Floyd, The Wall, que se publicó un 30 de noviembre de 1979, cuando David Gilmour y Roger Waters no se llevaban a matar.

Resulta increíble que algo que surgió por un enfado del bajista con su propio público, pues no soportaba aquellas brutales aglomeraciones de fans, diera como resultado un doble disco que pasaría a la historia, al contarnos ciertos miedos y complejos que pertenecían al propio Waters, siempre bajo la figura de un protagonista ficticio.

Pink, una famosa estrella de rock (que vendría a ser el otro yo de Roger Waters), cae en el mundo de la demencia y la locura por culpa de los muchos traumas infantiles que le acosan. Se adentra en un mundo onírico en el que la realidad se deforma y le convierte en dictador, en el que cada una de sus “heridas”, cada uno de esos traumas, es un ladrillo de ese imaginario muro que da título al álbum y le aparta del resto del mundo: la muerte de su padre en la Segunda Guerra Mundial, fracasos amorosos, el avasallamiento escolar por parte del profesorado, los excesos de la fama o la sobreprotección de su madre.

Cada uno de ellos está representado magistralmente en los temas que componen el disco, destacando, al menos en lo que a fama se refiere, Another brick in the wall (parte 2), la cual seguro que habéis escuchado aunque no lo sepáis (aunque yo prefiero Hey you). Pero no podríamos hablar de temas buenos y malos en este álbum, pues no estamos hablando de un trabajo normal.

Esto es una especie de ópera rock, maravillosa y contundente, sentimental y sugerente, que te atrapa y te hace escucharlo de pe a pa, porque hay que oírlo así, casi no tiene sentido oír las canciones sueltas. Pues su historia es turbadora a la par que atractiva. Uno de esos discos que pasan a la historia por ese trasfondo argumental, como el Tommy de The Who, Berlin del desaparecido Lou Reed o el Bat out of Hell de Meat Loaf.

Redacción de Periódico EL LORQUINO Noticias.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más de Cultura

To Top