Conecta con nosotros

Use your Illusion, 24 años después.

Cultura

Use your Illusion, 24 años después.

Ya habían llegado los noventa, y 1991 fue un año novedoso para la música. Se iba poniendo fin a la oleada del pegajoso y sobreexplotado glam metal que asoló durante los 80 y entraba en vigor la soberanía del grunge. Ese que popularizó un tema en particular (Smells like teen spirit), pero hubo un grupo, que al margen de todas esas modas, siguió adelante con lo que más les gustaba hacer. Ellos fueron Guns n’ roses.use your illusion

Fernando Cabrera. Periódico EL LORQUINO.  No creo que necesiten mucha presentación, pero ya en 1987 consiguieron romper todas las expectativas con su primer LP, Appetite for destruction. Dejaron temas inolvidables como Welcome to the jungle, Paradise City o la famosísima Sweet Child O’Mine; aunque el disco entero es impresionante. Pero en ese año 1991 saltaron por encima de sí mismos, publicando dos extensos álbumes simultáneos: Use your Illusion I y Use your Illusion II. Dos joyas de la música que mezclaban más que nunca el heavy, el rock, el blues o incluso retazos de música más clásica, y que se atrevieron a luchar contra cualquier moda musical que osara hacerles frente.

Las portadas de ambos son idénticas, siendo la del primer volumen en color naranja y la segunda, azul; y donde se ve una pequeña parte del cuadro La Escuela de Atenas del artista renacentista Rafael. Podríamos pasarnos horas destacando y destripando cada una de las canciones y sus significados, pero no disponemos de tanto tiempo en este mundo tan ajetreado de hoy día. En el primer disco encontramos algunas de esas canciones que hicieron que al que no le gustaba el rock o el heavy, le gustara.

En primer lugar, una versión de Live and let die del grupo Wings (grupo fundado por Paul McCartney tras disolverse los Beatles), y que fue el tema de la película de James Bond con el mismo nombre. También encontramos la triste y melancólica Don’t cry, la más hardrockera, y con toques de blues y country, Bad Obsession y The Garden, con la colaboración del cantante Alice Cooper.

Pero la joya de la corona indiscutible de este primer Illusion es, sin duda, November Rain. ¿Que no lo has escuchado? ¿A qué esperas? Son nueve minutos de magia que te mantiene pegado al asiento o la cama o donde quieras que estés apoyado. Comienza con un piano que toca el mismo Axl Rose y una orquesta clásica de fondo, y poco a poco va subiendo la tensión hasta que llegan los impresionantes solos de guitarra de Slash. Ojo con el último de la canción, pues es, quizá, uno de los mejores solos de la historia. Tan bueno que la canción ya merece ser escuchada solo por llegar a ese momento. Es recomendable que si se puede escuchar la canción viendo el videoclip, muchísimo mejor, porque es maravilloso. Luego tenemos el segundo disco, que tuvo un cariz un poco más calmado o triste que el anterior, aunque los temas entraron en uno y otro por puro azar.

En este Illusion II destacaría el comienzo del álbum con la maravillosa Civil War, con un comienzo tranquilo, pero que estalla como una bomba y nos deja un delicioso sabor de boca. Está también la famosa versión que hicieron de Knockin’on heaven’s door de Bob Dylan, una versión con letra alternativa de Don’t Cry (que aparece en el primer volumen). Destacan otras como Shotgun Blues, Breakdown; pero la gran triunfadora del disco fue You could be mine, que si habéis visto la película Terminator 2 la habréis escuchado mientras el joven John Connor va en su moto.

Es más, en el videoclip de la canción aparece Schwarzenegger interpretando a la máquina del futuro en un concierto de los Guns. Hace 24 años que se publicaron a la vez dos joyas de esas que si te gusta el rock, deberías tener, y si no, escúchalas, porque a lo mejor cambias de opinión. Nunca fue muy buena idea hacer caso a un tío que agita sus melenas al ritmo del heavy, pero sería un pecado despreciar el valor de este dúo, así como de todo el grupo. Un grupo que se enfrentó a la moda y triunfó.

Redacción de Periódico EL LORQUINO Noticias.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más de Cultura

To Top