Conecta con nosotros

Se cumplen 127 años del primer crimen de Jack el Destripador

Cultura

Se cumplen 127 años del primer crimen de Jack el Destripador

Un 31 de agosto de 1888 se encontró el cuerpo sin vida de Mary Ann Nichols, terriblemente acuchillada. Se trataba de la primera víctima atribuida al famoso asesino Jack el Destripador. El miedo comenzó a recorrer las oscuras y neblinosas calles del barrio londinense de Whitechapel.

jack el destripador

Comenzaba el mundo a despertar de su sopor, llegaban enormes cambios que hacían la vida de las personas mucho más cómoda, pero entre las sombras de las angostas y silenciosas calles de la nocturna Whitechapel esperaba la muerte agazapada y sigilosa.

La barbarie y la sinrazón del ser humano más primario había vuelto a surgir en un demente invisible. Fue Nichols la primera víctima atribuida oficialmente al Destripador, aunque se habían dado dos casos en los meses precedentes que no seguían el mismo modus operandi y no quisieron vincularlos con los de Jack. Los profundos tajos y las incisiones milimétricas eran la especialidad del asesino. Fueron cinco sus víctimas, todas prostitutas; y conforme avanzaban los crímenes, también lo hacía la crueldad y la saña con que se realizaban.
Annie Chapman fue la segunda desafortunada que se topó con el cruel matarife el 8 de septiembre del mismo año. Presentó, al igual que Mary Ann Nichols, cortes en la garganta y el abdomen desgarrado, pero una nueva crueldad había tenido que soportar la pobre Annie, y es que su útero le había sido extraído.
El 30 de septiembre, Elizabeth Stride y Catherine Eddowes fueron encontradas de la misma manera que las dos anteriores, tiradas en medio de la calle. Cabe destacar que el cuerpo de Elizabeth no llegó a ser mayormente profanado, porque parece ser que el asesino pudo ser pillado en el acto y hubo de huir, razón por la cual, buscaría otra víctima y le tocó a Catherine, a quien, a parte de realizarle los mismos cortes fatales, le fue extraído el riñón y parte del útero.

No volvió a haber otro crimen hasta el 9 de noviembre, en que fue hallada Mary Jane Kelly, con un corte en el cuello y su cuerpo abierto en canal y vacío de entrañas. Se sucedieron distintos crímenes hasta 1891 que eran atribuidos por las gentes a Jack el Destripador, aunque no fue así por parte de la policía, que sólo aceptó los cinco mencionados.  El inspector Abberline fue uno de los encargados de atrapar al asesino, cosa que jamás llegaría a hacer, pues nunca se descubrió quien pudo ser el responsable de tamaña atrocidad, sembrándose el pánico durante los años siguientes en medio de las calles de Londres.

Esas calles que todos nos imaginamos con las farolas de gas, apenas alumbrando los recovecos de las humildes calles, llenas de tabernas de mala muerte y habitadas por borrachos, mendigos y prostitutas. Una época que se ha quedado como la seña de identidad de un barrio lleno de historia y que ahora es cuna de culturas que se entremezclan, dotándole de una riqueza encantadora y alternativa.


Redacción: Fernando Cabrera. Periódico EL LORQUINO. 


 

 

Redacción de Periódico EL LORQUINO Noticias.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más de Cultura

To Top