Conecta con nosotros

El gran golpe de Butch Cassidy y Sundance Kid

Cine

El gran golpe de Butch Cassidy y Sundance Kid

Es curioso a veces como llegamos a simpatizar con malhechores y villanos en ciertas películas o series. No hay más que fijarse en Walter White de la reciente Breaking Bad o en el veterano Jack Sparrow (Perdón, Capitán… Jack Sparrow) de Piratas del Caribe. Personajes codiciosos, embusteros, egoístas y, a veces, hasta violentos y peligrosos.bandidos viejo oeste

20/09/2015 Periódico EL LORQUINO – Fernando Cabrera.

Todos tienen algo que nos llama la atención; una personalidad arrolladora que hace que ese tipo bueno y noble que siempre está dentro de la ley, guapo y fuerte, pase a un segundo plano o incluso a ser odiado. Eso mismo es lo que pasó con muchos forajidos del Viejo Oeste, que sus fechorías fueron tomando distintos matices hasta que llegan al punto de ser considerados unos héroes. Y si no… ¿a quién no le caen simpáticos los torpes Hermanos Dalton?

También tenemos el ejemplo de Django, la penúltima película de Tarantino, donde el protagonista (Jamie Foxx) no duda en apretar el gatillo y en ser cruel para cumplir su objetivo. Pero los personajes protagonistas de hoy no son, ni mucho menos, de ficción. Estamos hablando de Butch Cassidy y Sundance Kid, dos de los bandidos más famosos del Oeste y que acabaron convirtiéndose en leyenda. Robert LeRoy Parker (Butch Cassidy) pertenecía a una familia mormona, siendo el mayor de trece hermanos, hasta que huyó de casa siendo un adolescente.

Conocería a un ladrón de caballos llamado Mike Cassidy, del que se haría muy amigo. Realizaría distintos trabajos hasta que empezó como ayudante de un carnicero, por lo que empezaron a llamarle Butch (por butcher, que es carnicero en inglés). Tomaría el apellido de su amigo Mike y poco a poco iría entrando en el mundo de los robos y los asaltos. Tras salir de la cárcel en 1896, conocería a Harry Alonzo Longabaugh, alías Sundance Kid, que era llamado así porque pasó 18 meses en la prisión de Sundance, en Wyoming. Ambos serían integrantes de la banda Wild Bunch que sería conocida, o al menos así pasó a la historia, por no hacer uso de la violencia en sus golpes. Realizarían varios asaltos al tren de la Union Pacific, otorgándoles cierta “fama”, pero sería el 19 de septiembre de 1900, hace 115 años, cuando asaltaron su primer banco (First National Bank) llevándose más de 32.000 dólares de la época. Debido a este último golpe, se verían más incansablemente perseguidos que nunca y decidirían marcharse hacia Sudamérica, junto con Ethel Place (amante de Sundance Kid).

Aquí es donde comenzó su leyenda. Viajaron de Nueva York a Buenos Aires y se establecieron en una cabaña de madera cercana a los Andes. Pronto (1905), empujados por alguna fuerza inexplicable, o quizá por la falta de dinero, volvieron a atracar un banco en la ciudad argentina de Ríos Gallegos, llevándose una considerable suma. Huirían hacia el norte, cruzando Chile, hasta que Ethel Place decidió regresar a Estados Unidos en 1906. Tras quedarse solos los dos hombres, volvieron a las andadas, aunque ya eran perseguidos por las fuerzas del orden de los distintos países sudamericanos por los que pasaban. En 1907 llegaron a Bolivia y quedaron encantados y maravillados por el sitio, decidiendo que aquel era el lugar en el que siempre habían soñado vivir. Butch Cassidy diría los siguiente: “Oh, si pudiera retroceder 20 años… yo sería feliz. Si no caigo, pronto estaré viviendo aquí”.

Pero la leyenda acerca de estos dos forajidos comienza en todo lo que rodea a su muerte. El 6 de noviembre de 1908, tres días después de cometer su último delito, serían emboscados en su casa; formándose un gran tiroteo en el que la verdad queda oscurecida por las distintas versiones y las leyendas que se entremezclan. La oficial es que ambos se suicidaron y serían enterrados en una tumba sin nombre, aunque otros dicen que plantaron cara. Pero la leyenda cuenta que ambos consiguieron salir con vida, tomando distintos caminos.

La vida de los dos forajidos se cuenta con maestría en la famosa Dos hombres y un destino (1969) de George Roy Hill, con Paul Newman como Butch Cassidy y Robert Redford como Sundance Kid. La película se agarra a esa versión de que eran unos bandidos afables y risueños que no mataban ni maltrataban a sus víctimas; teniendo a veces claros momentos de humor. Relata sus últimos golpes a la Union Pacific y su huida y vida en Sudamérica. Ganadora de cuatro Oscars, entre otros muchos importantes galardones, fue la primera película de las dos en las que participaron juntos Newman y Redford (La otra sería El Golpe, 1973, también de Roy Hill).

bandidos viejo oeste 1

Cabe destacar también Blackthorn (Sin destino) de 2011, una película dirigida por el español Mateo Gil (Conocido, sobretodo, por ser guionista de las películas de su amigo Alejandro Almenábar: Tesis, Abre los ojos, Mar adentro o Ágora). En este film se muestra a un Bucht Cassidy, ya anciano, que vive en un lugar apartado de Bolivia con el nombre de James Blackthorn (cogiéndose a la leyenda de que escapó al tiroteo). Éste decide regresar a Estados Unidos y en el viaje se encontrará con un ingeniero de minas español (interpretado por Eduardo Noriega) que oculta más de lo que se ve.

Durante toda la película se ven flashback que nos transportan a la juventud de Cassidy (siendo interpretado en esa edad por Nikolaj Coster-Waldau, que si no te dice nada, sí te lo dirá el nombre de Jaime Lannister), junto con Ethel Place y su compañero Sundance Kid. Unos personajes que vivieron multitud de aventuras, que recorrieron parte de Sudamérica, forjándose su propia leyenda, y que a pesar de que eran los malos de la historia, quedaron como unos héroes por alguna de esas extrañas razones que la compleja mente humana no es capaz de explicar. Abajo, sentados, Sundance Kid a la izquierda y Butch Cassidy a la

Redacción de Periódico EL LORQUINO Noticias.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más de Cine

To Top