Conecta con nosotros

Recordando al gran Vázquez

Reportajes

Recordando al gran Vázquez

  • Se acaba de estrenar la película Anacleto, agente secreto. Es lógico que muchos asistan a verla por los recuerdos que les trae. Es un icono de una infancia ya lejana, de la misma época que sus rivales Mortadelo y Filemón (quizá quedando un poco eclipsado por la capacidad de liarla siempre de los dos agentes de Ibáñez).

Vázquez

Era ésta una época en plena dictadura franquista, pero en la que los niños no se hablaban por Whatsapp estando a 2 metros el uno del otro, una época en que un niño sabía lo que era jugar y llegar lleno de arañazos y moratones a su casa. En aquel tiempo tan lejano se leían tebeos y se prestaban a los amigos. “Te dejo el Capitán Trueno y me prestas el Jabato”. Una época en la que destacaron dos magos del humor: Francisco Ibáñez y el incontrolable y genial Vázquez.

Son muchas las ganas de ver en nuestras pantallas las adaptaciones de los grandes iconos de las viñetas de toda la vida. Desde el 2003 en que se estrenó La Gran aventura de Mortadelo y Filemón, pocas son las ocasiones que hemos tenido de vivir otra gran adaptación.

Son bastante olvidables la secuela de ésta: Mortadelo y Filemón: Misión Salvar la Tierra o la que se hizo hace poco sobre Zipi y Zape. Horrible fue, por otro lado, El capitán Trueno y el Santo Grial, que prometió más de lo que pudo dar. El año pasado se estrenó Mortadelo y Filemón contra Jimmy el Cachondo (de animación por ordenador) que sí que estuvo a la altura de los agentes de la T.I.A. Ahora le toca el turno al otro agente secreto typical spanish por antonomasia, Anacleto, agente secreto. Protagonizada por el gran Imanol Arias, Quim Gutierrez, Berto Romero o Carlos Areces entre otros, y dirigida por Javier Ruiz Caldera (Spanish Movie, Tres bodas de más). Pero no hablaremos de la película en sí, sino que habría que recordar a la mente creadora de todo este tinglado.

Manuel Vázquez Gallego (o Vázquez, como le llamaban todos) nació en Madrid en 1930, desde siempre quiso dibujar y dedicarse a ello, pero su padre le obligó a estudiar para aparejador, sin embargo, pronto empezó a ver publicados sus trabajos en distintas revistas y se trasladó a Barcelona para trabajar en la famosa Editorial Bruguera, donde trabajó con grandes como Escobar, Cifré o, más tarde, Ibáñez. Vázquez fraguó su propia leyenda al contar exageraciones de sí mismo; cosas como que estuvo tres veces en la cárcel, que se casó hasta siete veces o que tuvo once hijos.

Pero lo que sí que era conocida, era su facilidad para dar sablazos. Jamás ahorró ni quiso hacerlo, pues él quiso vivir a costa de su cara dura, de la que alardeaba y se sentía bien orgulloso; debido, sobre todo, a su carácter incontrolable e irreverente, y pese a todo, genial. Creó, aparte de Anacleto, a las Hermanas Gilda, Angelito, La Historia ésa, vista por Hollywood o Los Cuentos del Tío Vázquez (donde se autoparodiaba a sí mismo y su vida de despilfarros y sablazos). Personajes que durante los años 60 llenaron las páginas de las muchas revistas infantiles y juveniles que llenaban los kioscos del país.

Ya llegados los 80, decidió explorar nuevas fronteras, y bajo el seudónimo de Sappo, realizó viñetas de corte erótico para muchas de las revistas adultas que empezaban a surgir en aquella época. En el 90, fue galardonado por toda su obra en el Salón del Cómic de Barcelona y cinco años después (1995), moriría a los 65 años por una embolia. La vida del dibujante se ve maravillosamente reflejada en la fantástica película El gran Vázquez, de Óscar Aibar.

Está protagonizada por Santiago Segura, en el papel del historietista, y cuya magnífica interpretación nos hace olvidarnos de una vez por todas de: Santiago Segura=Torrente. Entre los otros actores conocidos que aparecen, están: el inolvidable y desaparecido Alex Angulo (que estuvo nominado al Goya por su interpretación en esta película), Jesús Guzmán (como el padre de Vázquez) o Enrique Villén.

El gran Vázquez nos cuenta la vida de derroche y bohemia del dibujante desde el punto de vista más exagerado, teniendo en cuenta esa leyenda que se forjó durante años sobre sus “proezas”, y como es su vida en la Barcelona de los años 60. Es una comedia con un maravilloso sabor a tebeo en su fotografía, así como en los gags humorísticos. Con cierto toque dramático en ocasiones, siempre por culpa del carácter de Vázquez, que mete en problemas a sus allegados.

Y destaca su forma de reírse hasta de los altos cargos de Bruguera, a los que saca el dinero sin pudor y se cachondea delante de sus compañeros. La película estuvo nominada a varios premios como la Concha de Oro a la mejor película, el citado Goya a Angulo o el premio Gaudí a la Mejor película no catalana. No ganó ninguno de estos, aunque sí consiguió el de Mejor Guión en el Festival de Comedia de Montecarlo, así como una mención especial en el mismo. Si os gustan aquellas historietas de toda la vida que tanto nos hicieron reír, no os podéis perder esta película.

vazquez 1

En imagen: Santiago Segura en un cartel de la película y una caricatura del dibujante


 

Redacción: Fernando Cabrera. Periódico EL LORQUINO. 


 

 

Redacción de Periódico EL LORQUINO Noticias.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más de Reportajes

To Top