Conecta con nosotros

¿El fin de los dibujos animados?

Opinión

¿El fin de los dibujos animados?

  • Haciendo zapping te puedes encontrar muchas sorpresas, y la gran mayoría, en estos días de cutrevisión que corren, suelen ser desagradables. dibujos animados


Un día, de casualidad, pasando por la guía de la televisión, veo que ponían Heidi en un canal infantil cuyo nombre no mencionaré. No es que fuera a ponerme a verla, pero que si lo hubiera hecho tampoco lo escondería. Sin embargo, quería recordar viejos tiempos y al darle al mando, ¡sorpresa! No era la serie que todos recordamos, no… que va; se trataba de una especie de remake barato hecho en animación 3D. ¿Heidi en 3D? Pues sí, y encima para más ofensa, una muy cutre, al estilo de las escenas de video que ponían en los primeros videojuegos de Play Station a mediados y finales de los 90.

Me sentó mal, la verdad, pero todavía me sentó peor, descubrir que habían hecho el mismo tipo de ultraje con otras series que yo veía de pequeño; que yo sepa: La Abeja Maya, Vickie el vikingo, las Tortugas Ninja y, esta sí que me dolió en el alma, mi queridísimo Inspector Gadget. Todas pasadas a la estúpida moda del 3D, con animaciones estáticas y muy mal hechas, voces de actores poco profesionales y que hacen que quede aún más soso y, en general, la sensación de que te están vendiendo la moto, porque es la misma serie de hace 30 o 40 años, pero con la decima parte de calidad de las originales. En vez de hacer trabajar a las mentes y crear nuevas series de dibujos que merezcan la pena y que no sean calcos de otras, se dedican a reeditar lo ya hecho, arrancándoles la esencia.

Se ha perdido el arte del dibujo animado, ahora todo es en 3D y, permitid que lo diga, no es lo mismo. Los dibujos animados actuales son una bazofia infumable de pésima calidad artística y narrativa (no hay más que comparar los Simpsons de hace 15 o 16 años y los de ahora), eso los que son dibujos, porque los que se realizan por ordenador son peores. Y sí, me siento indignado como ex-niño, porque me resulta increíble que uno haya tenido tantas fuentes de imaginación, pozos de sueños y horas de diversión, frente a la caja tonta y que en una época más avanzada, ya nadie sea capaz de despertar esa sensación a los niños.

Niños que con 8 o 9 años ya no ven dibujos animados, sino que ven realities y programas para adultos, y quieren un móvil para ver chorradas en internet, matando esa magia que antaño todos poseíamos y que se está muriendo poco a poco. Ante esta situación yo sólo puedo preguntar: ¿Quién será el siguiente ajusticiado? ¿D’artacán? ¿Willy Fog? ¿Oliver y Benji? No me gustaría llegar un día y encontrarme una cutre y desganada versión en 3D del Quijote, el gato Isidoro o Lucky Luke. Porque cuando peor son los dibujos que ven los más pequeños, peor será su imaginación, menos curiosidad despertarán en su mente esos monigotes que se mueven y hacen cosas. No creo que sea justo para las generaciones venideras, que su entretenimiento sea de peor calidad que los que disfrutaron sus padres cuando había muchos menos medios. ¡Que vivan los dibujos animados de toda la vida! Por siempre…


Redacción: Fernando Cabrera. Periódico EL LORQUINO. 


 

 

Redacción de Periódico EL LORQUINO Noticias.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más de Opinión

To Top